BULLYNG

BULLYNG
(ACOSO ESCOLAR)



El objetivo de la práctica del acoso escolar es intimidar, apocar, reducir, someter, aplanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente, a la víctima, con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter, agredir, y destruir a los demás que pueden presentar los acosadores como un patrón predominante de relación social con los demás.

¿EN QUÉ CONSISTE EL ACOSO ESCOLAR?

Es la intimidación y el maltrato entre escolares de forma repetida y mantenida en el tiempo, casi siempre lejos de la mirada de personas adultas, con la intención de humillar y someter abusivamente a una persona indefensa por parte de una persona acosadora o de un grupo mediante agresiones físicas, verbales y sociales con la consecuencia de temor psicológico y rechazo grupal.

• Se acosa a alguien por tener un rasgo característico personal o peculiar (alumnado recién incorporado, de otra cultura, con defecto o un aspecto físico diferente…), o por cualquier otra razón.

• Quien lo sufre está en situación de inferioridad y tiene como consecuencia un deterioro en su integridad y sentimientos de inseguridad.

Acoso escolar, concepto y características.

¿CUÁLES SON SUS CARACTERÍSTICAS?

• Es un tipo de violencia difícil de identificar. Permanece oculta casi siempre para las personas adultas, pero es bien conocida por el alumnado.

• El acoso puede ser físico, psicológico o relacional.

• Debe existir intencionalidad de hacer daño por parte de la persona o grupo que agrede.

• Se aprecia una reiteración de los comportamientos abusivos a lo largo del tiempo.

• Hay desequilibrio y abuso de poder que impide que la persona acosada pueda salir por sí misma de la situación.

¿EN QUÉ LUGARES SUELE OCURRIR?

• Durante el recreo y patio; en la fila; en baños, pasillos…; en el aula, cuando la profesora o el profesor se vuelven a la pizarra para dar una explicación, mientras se atiende a alguna alumna o alumno; en los cambios de clase; en el comedor; en el transporte escolar;  a la entrada o salida del centro; en el exterior del centro; a través del móvil (mensajes, llamadas anónimas…);  por Internet, a través de redes sociales, chat y correo electrónico.

¿CUÁLES SON LAS SEÑALES DE ALERTA?

**DE QUIEN SUFRE EL ACOSO**

Características / síntomas / indicadores

• Faltas de asistencia recurrentes /absentismo grave.

• Descenso del rendimiento escolar.

• Dificultad de concentración.

• Sentimientos de culpa.

• Asunción de responsabilidad de los hechos.

• Síntomas depresivos: irritabilidad, insomnio, pesadillas, falta de apetito.

• Apatía.

• Conductas de ataque. Agresividad/bajo autocontrol.

• Conductas de huida y evitación.

• Síntomas somáticos de ansiedad: síntomas gastrointestinales, malestar generalizado, cansancio y rigidez

• Síntomas psicológicos y emocionales de ansiedad: inquietud, nerviosismo, pesimismo, aprensión, sensación de tensión, fatigabilidad...

• Miedo/síntomas de pánico: (temblores, palpitaciones, sensación de ahogo…).

• Miedo a la pérdida de control.

• Miedo a estar solo o sola.

• Indefensión.

• Ideas autolíticas, amenaza de suicidio e intento de suicidio.

• Aislamiento con respecto a sus iguales.

• Negación de los hechos o incongruencias.

• Labilidad emocional: llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.

**EN QUIEN O QUIENES ACOSAN**

• Agresividad verbal y física.

• Insultos. • Amenazas.

• Bajo autocontrol. • Impulsividad.

• Conducta violenta. • Abuso de poder.

• Acoso psicológico. • Acoso sexual.

• Agresiones contra la propiedad.

• Lenguaje corporal: miradas y gestos de rechazo.

• Coacciones.

**EN EL GRUPO DE IGUALES**

(OBSERVADORES U OBSERVADORAS)

· Colaboran en el acoso.

· Graban agresiones.

• Las aprueban con su presencia.

• Refuerzan la conducta de quien acosa.

• Ignoran y aíslan.

¿CÓMO REACCIONA LA PERSONA ACOSADA?

Se puede responder de diferentes formas al acoso: con ataque o evitación/huida. La persona acosada puede reaccionar de varias maneras, dependiendo del tiempo que lleven repitiéndose las agresiones y cómo afronte el acoso: desde responder agresivamente hasta mostrar indefensión. Una respuesta agresiva se puede cometer como respuesta a una situación reiterada de maltrato.

• Respuesta agresiva: reacciona de forma violenta al acoso, aunque queda habitualmente en inferioridad de condiciones cuando se defiende.

• Respuesta pasiva: susto e indefensión. A veces queda al margen porque tiene dificultades para ganarse el apoyo de las demás personas.

• Llamadas de atención: provoca o fastidia, después se queja cuando otras personas le responden.

• Papel cómplice: adopta el rol de víctima para conseguir aceptación y popularidad (“payaso” de la clase).

• Cambios de rol: imita la conducta de quien acosa o de quien recibe el acoso, según las circunstancias.

¿CÓMO DEBE ACTUAR EL PROFESORADO?

**CON QUIEN SUFRE EL ACOSO**

• Escuchar y creer lo que cuenta quien padece el acoso.

• Ponerse en el lugar de la persona que sufre el acoso.

• Conocer sus sentimientos sobre la situación que sufre.

• Fomentar sentimientos de esperanza sobre la situación y manifestarle que se le ayudará.

• Mantener la confidencialidad.

• Ayudar en el proceso de reparación del daño y del perdón.

• Vigilar para que no se repitan esas situaciones.

• Nombrar a una profesora o profesor para garantizar el acompañamiento, tutor o tutora afectiva...

**CON LA FAMILIA DE QUIEN SUFRE EL ACOSO**

• Tranquilizar.

• Apoyar (deben sentir el acompañamiento del profesorado, evitando que sientan impotencia o indefensión).

• Ponerse en el lugar de la familia de la persona que padece esta situación.

• Convencer sobre las medidas más adecuadas para la situación.

• Informar a las familias de la existencia de:

- Dispositivos de ayuda.

- Pautas de intervención familiar.

- Medidas para detener la situación de acoso dentro y fuera del centro.

• Transmitir que la responsabilidad de detener la situación de acoso es colectiva (profesorado, familia, alumnas y alumnos, otros profesionales).

• Mantener la comunicación sobre las medidas que se van adoptando y sus resultados.

• Atenuar los sentimientos de culpa sobre la situación y no fomentar la carga de responsabilidades (ni hacia los integrantes de esa familia ni hacia la persona que ejerce la violencia y su familia.

**CON LAS FAMILIAS DE LOS QUE  SUPUESTAMENTE ACOSAN**

• Mantener actitud de escucha.

• No culpabilizar ni juzgar.

• Solicitar colaboración para frenar el acoso.

• Pedir confidencialidad entre las familias y con su hija o hijo.

• No promover el castigo.

• Explicarles las medidas que se van a aplicar en el centro con cada una de las partes.

• Pedirles que se pongan en el lugar de la familia de quien sufre el acoso.

• Informar a la familia periódicamente de los resultados y de las medidas que se adoptan.

**CON QUIEN O QUIENES PRACTICAN EL ACOSO**

• Hablar por separado con cada una de las personas implicadas.

• Seguir el método de no inculpación.

• Mantener la confidencialidad (se ha obtenido la información de otras fuentes).

• Fomentar la responsabilidad de reparar el daño causado.

• Promover que se comprometa a solucionar la situación.

• Buscar la participación del alumno o de la alumna en la búsqueda de soluciones.

• No implicar y evitar nombrar a quien sufre el acoso.

• Realizar un seguimiento con cada alumna o alumno implicado durante varias semanas

**CON EL GRUPO DE IGUALES U OBSERVADORES**

• Hablar con cada una de las partes por separado, manteniendo la confidencialidad.

• Fomentar la práctica de actividades grupales de prevención del acoso escolar.

• Promover la responsabilidad del alumnado para comentar al profesorado las agresiones y la colaboración, tanto ante las situaciones de acoso como para la reparación del daño.

¿QUÉ DEBE EVITAR EL PROFESORADO EN SU ACTUACIÓN?

Quitar importancia a las manifestaciones del alumnado.

Debe evitarse el decir cosas como: “Son cosas de niños”,

“No es para tanto”...

Procurar no minimizar, ni ignorar las quejas del alumnado.

Conviene detectar el acoso y actuar inmediatamente cuando nos informen de esas situaciones, recordando que nuestra conducta es un ejemplo a seguir. Si no nos damos cuenta de lo que ocurre, podemos hacer pensar a nuestros alumnos y alumnas: “Lo ven y no hacen nada”. Evitemos esa falsa idea para no ser cómplices con esas conductas. Para el alumnado no es lo mismo sentirse escuchado que atendido.

Asignar la responsabilidad de los hechos a quien los padece.

Debemos recordar y recalcar que la responsabilidad es siempre de quien ejerce las conductas de acoso, rechazando cualquier tipo de agresión y violencia.

Hacer pública la identidad del alumnado que sufre el acoso o la de la persona confidente.

Es importante mantener la confidencialidad y actuar con discreción para evitar represalias.

Enfrentar a quien sufre con quienes agreden de forma directa.

Debemos recordar que la persona acosada está en situación de desventaja. Conviene realizar las gestiones con sigilo y cautela para impedir nuevas revanchas, amenazas y agravios.

Reunir conjuntamente a las familias implicadas, convocándolas el mismo día y a la misma hora.

Se recomiendan inicialmente las entrevistas por separado con cada una de las partes, hasta que sientan que el daño ha sido reparado.

Usar inicialmente la mediación entre iguales como herramienta de resolución del conflicto.

Tengamos presente el desequilibrio de poder que impide a la persona acosada afrontar con garantías este proceso. Es posible, tras varias intervenciones, culminar un proceso de reparación del daño y acercamiento entre las partes.

Forzar artificialmente que alumnos y alumnas se pidan perdón, se den un beso, se den la mano…

La persona que sufre el acoso puede no tener disposición en ese momento para iniciar el proceso de reparación del daño.

¿QUÉ PROCEDIMIENTOS SON INDISPENSABLES ANTE UNA SITUACIÓN DE ACOSO?

Es imprescindible tener en cuenta que la forma de intervenir varía según la historia familiar. Algunas familias están más sensibilizadas con los casos de acoso (familias que hayan sufrido acoso laboral o violencia de género, que hayan tenido una comunicación inadecuada con el centro, que tengan creencias religiosas muy arraigadas…). En todo caso, se tendrán en cuenta los siguientes aspectos relevantes relacionados con el acoso escolar y con la convivencia:

Garantías

• Todas las conductas que supongan incumplimiento de los deberes del alumnado deberán ser corregidas en el plazo más corto posible con medidas educativas relacionadas con la conducta a corregir.

• El profesorado debe tomar medidas educativas y de protección inmediatas. Es preciso acometer esas medidas, independientemente de que haya denuncias de las familias en la policía.

• Siempre hay que prestar atención a lo que nos dice el alumnado y creer en la percepción subjetiva de la vivencia de sufrimiento del alumno o alumna, aunque no se haya podido contrastar o verificar. Hay que creer en lo que nos cuenta la persona que sufre y ponerse en su lugar.

• Se debe garantizar la confidencialidad, pues la información debe trascender sólo al profesorado implicado en la situación. No deben comentarse las medidas con las otras partes, ni con las otras familias.




oati